Filosofía del Colectivo TO


Colectivo TO lo formamos un grupo de personas sensibles a las situaciones de injusticia y problemáticas sociales que creen en el teatro como una poderosa herramienta para entender y transformar la realidad.

Nuestros principios, base de nuestra filosofía y metodología son:

- El machismos, acoso escolar, pobreza, desigualdad, homofobia … son todas expresiones de una violencia directa o/y estructural que hunde sus raíces en los valores que transmite y perpetúa la cultura. Por este motivo creemos que no es posible transformar la realidad sin antes desvelar los valores (cultura) que la sustentan y transformarlos (donde la creatividad y la espontaneidad son imprescindibles).

- Todos los individuos pertenecientes a una misma cultura o/y condición comparten, de formas diversas, conflictos que al mostrarlos y buscar soluciones en común les sana y enriquece.

- En la transformación de cualquier situación de injusticia o malestar es necesario implicar y empoderar a quien la sufre. Como educadores nuestra función es ofrecerles herramientas que les ayuden a confiar en ell@s mism@s y comprender mejor su realidad para que de esta manera estén preparad@s para transformarla.

- El cambio no se puede realizar desde la abstracción y el plano teórico sino que hay que llevarlo al plano de lo concreto y la acción. El teatro, colocándonos en el aquí y el ahora nos brinda una oportunidad para ensayar alternativas de cambio a conflictos u opresiones reales.


Aunque nuestro referente principal es el Teatro del Oprimido (Augusto Boal) nuestra metodología se nutre también de otras fuentes de la pedagogía y la psicología y ha ido evolucionando con nuestra propia experiencia.

Leer Más

TEATRO DEL OPRIMIDO | Augusto Boal

Historia
El Teatro del Oprimido es una corriente teatral creada por el director brasileño Augusto Boal. La historia de este tipo de teatro está indefectiblemente unida a la de su creador. En 1953 se traslada a los EEUU con la intención de estudiar Ingeniería Química, pero terminará por estudiar teatro y al regresar al Brasil en 1955 empezará a hacer y escribir obras de teatro; también a llevar la dirección del Teatro de Arena en Sao Paulo.

Augusto Boal fue partidario de utilizar técnicas interactivas y populares en una línea que era claramente revolucionaria. Basa muchas de sus ideas en Paulo Freire y el teatro de Bertolt Brecht. Finalmente cae preso lo que lo lleva a exiliarse en Argentina durante el regímenes militares que sufrió su país natal. Allí comienza la concepción de lo que será el Teatro del Oprimido. Es una crítica y análisis social que se refleja mediante el teatro, desarrollada en 1970. La primera forma teatral que desarrolla es el Teatro Periodístico. Luego nacerán el Teatro Imagen y el Teatro Foro.

En 1978 es invitado a París por la Sorbonne a realizar un curso. En Europa nace el Arcoíris del Deseo, que desarrolla técnicas más introspectivas, ya que Boal ve que las opresiones se sufren de otra manera. En 1980 regresa a Brasil con su grupo de París y no se instala definitivamente hasta 1986 donde se pone a dirigir la Fábrica de Teatro Popular.

En 1992, Augusto Boal llega a concejal lo que le permite trabajar teatralmente los problemas vividos por el ciudadano y discutir en las calles las leyes de la ciudad de Río de Janeiro, así nace el proyecto de Teatro Legislativo, transformando al elector en legislador.

El Teatro del Oprimido es un modelo democrático que ayuda al individuo a elaborar sus propuestas y a dotarlas de un espacio donde expresarlas.
En marzo de 2009 recibió el reconocimiento de "Embajador Mundial del Teatro" de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO. Para el mismo año escribió el discurso del día mundial del teatro. El 2 de mayo de 2009, Augusto Boal fallece en Río de Janeiro a los 78 años, a causa de una insuficiencia respiratoria.

Metodología y Filosofía
En el Teatro del Oprimido encontramos muchas líneas de trabajo como son el Teatro Periodístico, el Teatro Legislativo, el Teatro invisible, el Teatro Imagen y el Teatro Foro. Esta última es la más conocida de todas y todas tienen por objeto transformar al espectador en protagonista de la acción dramática y, "a través de esta transformación, ayudar al espectador a preparar acciones reales que le conduzcan a la propia liberación", por ello recibe el nombre de espect-actor.

Lo innovador del Teatro del Oprimido es que democratiza la actividad teatral y, para ello, despliega un sistema de ejercicios físicos, de juegos estéticos, de técnicas de imagen y de improvisación donde se construyen los medios artísticos del teatro al servicio de las personas más vulnerables, generando al mismo tiempo una herramienta con un gran potencial político, pedagógico que empodera a los que la practican ya que desarrolla, entre otras, la responsabilidad y la autonomía. Este teatro cree en cada individuo como un potente actor social y como capacitado para enunciar propuestas indispensables sobre su condición y los caminos alternativos.

No es hasta su llegada a Europa que desarrolla su técnicas introspectivas de las que habla en su libro Arco Iris del Deseo. Al intentar extrapolar a la población europea las técnicas que ya había desarrollado en latinoamérica descubre que la realidad es distinta y los opresores, en esta parte del mundo, se encuentran en la cabeza de los individuos (polis en la cabeza como los denomina A. Boal).

Estas técnicas permiten indagar en los deseos y miedos de los personajes ante situaciones de conflicto así como desvelar los valores introyectados por la cultura que nos impiden ser verdaderamente dueños de nuestros actos.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo Rechazar